Aprendiendo desde la complejidad del cambio

Imagen publicacion wordpress

El Coronavirus se expande de manera intensa por el mundo. Ciudades y países en cuarentena, la actividad habitual reducida a una mínima expresión, lo que hasta hace muy poco nos ocupaba hoy ha pasado a un segundo plano estableciendo una nueva prioridad, fundamental e ineludible, proteger la vida frente a una pandemia de desconocidas y preocupantes consecuencias.

En este dramático estado de cosas, ¿qué nos queda?. La respuesta no tarda en llegar y es una sola, APRENDER.

No tengo recuerdo de haber vivido una situación similar en la que el mundo se alinea para seguir las recomendaciones de expertos frente a una crisis de salud que por ahora no tiene una cura conocida. Solo nos queda evitar contagiarse.

Pero esa es la primera parte del problema, a continuación y cuando esto se vuelva, podríamos decir ¨habitual¨, deberemos enfrentar otro problema, quizás mayor, y que de acuerdo a las proyecciones afectará a muchas personas. La escasez, la falta de fuentes de ingresos, y un sistema financiero global a la baja se avizora en el horizonte cercano. A decir también de los expertos, se trata de una consecuencia inevitable para la que debemos estar preparados y aprender también  a desenvolvernos en sus poco deseados efectos. Cuando escribo estas líneas, el FMI ha declarado que el  mundo entró en recesión, y sus efectos, también al decir de los expertos tendrá consecuencias más intensas y peores que la última que vivimos en el 2009.

No obstante,  intentando ser optimista en estos tiempos de dificultad, rescatemos la gran oportunidad que representa crear un nuevo orden, donde nuestras prácticas y paradigmas actuales, den paso a nueva formas de interpretar y actuar.

1.- En concreto, estimo que deberemos aprender a vivir con lo necesario, todo lo sobrante en estos días de conflicto pierde absoluto valor. Más ropa de marca, abultados guardarropa, bienes de consumo sobrante, lujos innecesarios, etc. se vuelven una nimiedad frente a las prioridades, especialmente humanas que estamos tratando de proteger.

Esos bienes y más, autos, viajes, última versión del celular, confort extremo, por señalar los más recurrentes, los hemos transformado en la más adecuada forma para mostrar nuestro éxito a los demás y dado la realidad, ahora se verán como modales de mal gusto y malas maneras.

2.- Descubrir qué valor somos  para los demás y desarrollar actividades emprendedoras que retribuyan en compensaciones económicas que nos permitan vivir razonablemente. No es necesario volverte millonario, el emprendimiento bien entendido es aquel a través del cual puedas desempeñar tu vida y la de tu familia de manera satisfactoria y que jamás pierda de vista en constituirse de manera comprometida en un valor a otros.

3.- Sentido de resciliencia. Este es un aprendizaje vital para todos aquellos que desde sus particulares actividades, privilegiaban el sentido de estabilidad por sobre lo que predominará ahora, incertidumbre y necesidad de adapatarse con una habilidad resciliente ante a los cada vez más cambiantes contextos.

4.- Establecer prácticas recurrentes de solidaridad. Esto es más que dar a los demás lo que te sobra. Es constituirse en una contribución sin esperar recibir en todo lo que otro ser humano no tenga y que tu puedes otorgarle. Apoyo financiero, tu atención, tu compañía, tu respeto y aceptación. Hacer que las otras personas incrementen su dignidad por obra y gracia de tus actos. En ello, incluso el silencio puede volverse virtuoso a la hora de relacionarnos con los demás.

5.- Relevar las relaciones humanas en un espacio democrático, donde la aceptación del otro como legítimo otro resurja por sobre los continuos espacios de desconfianza que en la actualidad son la tónica de nuestras relaciones humanas.

Vivir con lo necesario,  emprender, ser resciliente, solidario y aceptar al otro como legítimo, parecen ser los más inmediatos aprendizajes que podemos hacer en estos tiempos difíciles. Forjemos para que esta pandemia tenga sentido de aporte a nuestras vidas y hagámonos responsables de construir entre todos un mundo mejor.

Publicado por gabrielbenavidesc14

Coaching Organizacional, Consultor y conferencista.

6 comentarios sobre “Aprendiendo desde la complejidad del cambio

  1. Estimado Gabriel:
    Muy acertiva tu vision de la problematica que se presenta al dia de hoy, estas absolutamente en lo cierto tanto en el problema como en sus efectos y consecuencias.
    Llevo una semana prisionero en mi hogar, mas que por obediencia a las normas por respeto y cuidado hacia los mios y mis semejantes, concuerdo en que el mundo y la humanidad no seran los mismos despues de esta crisis, habra un antes y un despues, ojala esto sirva para cambiar la mentalidad de muchos. Cuidate Docto amigo. Un abrazo a la distancia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: