Pioneros o Colonos

Resultado de imagen para pioneros

El poder de las prácticas marginales

Romper paradigmas es ciertamente una acción muy compleja. Requiere, como diría Joel Barker, contar una alta dosis de intuición, tener coraje y un comprometido sentido de largo plazo.

Cuando en el año 1995 tuve el privilegio de conocer y aprender la disciplina del coaching ontológico a través de la formación maestra de Julio Olalla, no sabíamos que esta (la disciplina del coaching) se iba a convertir con los años en una práctica recurrente, instalada y dominante de la sociedad. Hoy en día existen incluso instituciones que petenden arrogarse el derecho de certificar el desempeño de esta, a estas alturas una profesión del siglo XXI, fundamental para contribuir con procesos de aprendizaje continuo en personas, empresas y organizaciones.

En la misma época, quizás unos pocos años después, viví otra gran oportunidad, incorporarme al estudio formal, académico y sistemático del emprendimiento, a través de una escuela de coaching a la cabeza de otro maestro, Fernando Flores. Compartí con admirables equipos de trabajo con los que nos fuimos comprometiendo con esta naciente forma de mirar el trabajo, para la época, una nueva interpretación de hacer empresas. Quedaba claro que emprender se ponía a disposición de quien se atreviera a cruzar la valla del empleo seguro y estable.

Por esos días, ambas disciplinas, el coaching y el emprendimiento, no pasaban de ser prácticas absolutamente marginales, hechas por muy pocas personas y criticadas, a veces de manera poco fundamentada, porque no se entendía hacia donde iba la dirección de ambos conceptos en un mundo donde el cambio no aparecía con la instensidad que vemos en la actualidad.

Traigo a colación ambos ejemplos, vividos por el autor en primera fila, porque el romper paradigmas la mayor de las veces tiene mucho sentido. Para ello, sin duda deben concurrir ¨pioneros¨ dispuestos a enfrentar el rechazo y la negación de lo que se propone en el momento. Después, cuando las ideas ya se vuelven factibles, llegan los colonos a hacerse cargo y desarrollar los que otros con mucho esfuerzo, dedicación y valentía tuvieron la asombrosa oportunidad de crear.

Hoy es el tiempo del marketing digital, las redes sociales y las plataformas tecnológicas en toda su magnitud. En mi opinión lo que trae esta nueva época es la enorme oportunidad de emprender con altísimas probabilidades de prosperidad desplegando para ello muy pocos recursos de inversión. Quizas si lo más importante es hoy, estar al tanto de un ¨conocimiento¨ que traiga valor para otros. Lo importante entonces, es aprender a aprender, distinción inspiradora que me ha acompañado estos últimos 25 años y que me ha permitido hacer mis sueños y contribuir al éxito y desarrollo de otros.

Ese es el poder de las prácticas marginales, aquellas que son desarrolladas por pioneros, esos que van al frente sin saber si su acción se volverá un éxito o un fracaso. Sin duda y producto de la vertiginosidad del cambio, los que tienen más probabilidad de triunfar.

Pioneros o colonos, tu tienes la palabra.

Publicado por gabrielbenavidesc14

Coaching Organizacional, Consultor y conferencista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: